Salvia quitensis

Lamiaceae

Salvia quitensis Benth.

Nombre común:

Salvia de Quito, kinti tsunkana

 

INFORMACIÓN HISTÓRICA:

Fue recolectada por primera vez en las faldas del Pichincha y los alrededores de Quito por el coronel inglés Francis Hall y el médico y botánico escocés William Jameson, británicos quienes residían en la ciudad alrededor de 1830. Por haber sido encontrada en los alrededores de Quito, el botánico inglés George Bentham la nombró en el año 1848 como Salvia quitensis. Las flores tubulares y llamativas atraen varias especies de colibríes, por esa razón la planta es conocida con el nombre quichua que traducido al español significa “que es chupada por el quinde”.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA:

Esta especie ha sido encontrada únicamente en Ecuador, al parecer es endémica de la zona andina del país; reportada en las provincias de Pichincha, Chimborazo, Cañar y Azuay, entre los 1000 y 3500 msnm.

MORFOLOGÍA:

Arbusto leñoso, con tallos angulares. Hojas enteras, dentadas. Los tallos florales producen pequeñas brácteas diferentes a las hojas basales. Inflorescencias en racimos, laxos. Flores tubulares, pubescentes, de color magenta. Cáliz acampanado, sin garganta barbada y está dividido en dos labios, el superior entero y el inferior hendido, tubo amplio, incurvado. El fruto es una suave núcula ovoide.

USOS POPULARES:

Esta especies contiene pequeñas cantidades de aceite esencial que se utiliza para tratar la tos. Por sus flores vistosas este arbusto puede ser usado como ornamental en setos o en cercas vivas, además se podrá disfrutar de los colibríes y mariposas. La salvia de Quito es una de las especie de planta que debe ser introducida como un componente importante del nuevo paisajismo de la ciudad.

ESTADO DE CONSERVACIÓN:

Preocupación Menor.

MÉTODO DE REPRODUCCIÓN SUGERIDO:

Estacas.