Liabum igniarium

Asteraceae

Liabum igniarium (Bonpl.) Less. 

Nombre común:

Santa María, sauco blanco

 

HISTORIA:

En el segundo tomo de “Plantes Équinoxiales” publicado en 1809, Bonpland describe 12 nuevas especies ecuatorianas, entre ellas quizá la más interesante corresponde a la hierba de “Santa María”. La Andromachia igniaria se descubre cerca de Quito, en el valle de Chillo. La planta era muy utilizada en esa época. Su corteza era aprovechada para encender la leña de cocinas y braseros, y sus inflorescencias en racimos, de un color amarillo intenso se asemejan a una llama encendida, de ahí la denomincación “igniaria” que en castellano significa “de fuego”. Este hecho, además, coincide con el año del primer grito de la Independencia (1809), año en que se enciende en Quito, la Llama de la Libertad.  Ahora Andromachia igniaria es conocida en el mundo botánico como Liabum igniarium.

DISTRIBUCIÓN GEOGRÁFICA:

Se distribuye en los Andes de Colombia y Ecuador. Nuestro país se encuentra desde el norte hasta la provincia del Azuay al sur, entre los 2000 y 3500 msnm.

MORFOLÓGICA:

Arbusto o subarbusto. Planta de 1-3 m de alto; hojas pecioladas, brácteas en la base de las hojas separadas de los peciolos, hojas opuestas, envés con pubescencia blanca, abundante. Inflorescencia terminal, en forma de candelabro; flores liguladas amarillas. El fruto es un aquenio.

USOS POPULARES:

Las hojas se usan como forraje de cuyes, también para envolver o tapar la masa del pan de leche. Sirven para lavar el cuerpo y se amarran en la frente para tratar el dolor de cabeza. Las hojas tienen una lanosidad en el envés, que se usa para cubrir y tratar heridas y encender fuego.

ESTADO DE CONSERVACIÓN:

No valorado, pero al parecer no vulnerable.

MÉTODO DE REPRODUCCIÓN SUGERIDO:

Estacas.